14 nov. 2011

Juegos: psicomotricidad fina en niños de 18-24 meses

El niño de 18 meses ya no tiene tanto interés por vaciar y llenar nuestros cajones. Superado este entendimiento de las características espaciales relacionadas con meter-sacar, llenar-vaciar y dentro-fuera, ahora se centra más en la verticalidad. Gracias a su incipiente tendencia por reclamar su individualidad  y mostrar sus capacidades, así como por su interés por  imitarnos y reproducir lo que ve, empezará a interesarse por tareas como vestirse solo o comer solo.
1      Mi tenedor
Si muestra interés por comer sin ayuda y si se lo permites (a riesgo de marcharse, seguro) observarás que puede manejar con relativa precisión el tenedor. Al principio, si le pinchas el trozo de comida y le ofreces el tenedor, él lo introducirá en su boca y lo tomará sin problemas. La cuchara todavía le resulta difícil de manipular y puede que al llegar a la boca no tenga nada de la comida que había recogido en el plato.
2      Me visto solo
Si bien todavía no será capaz de vestirse sólo, sí comienza su interés por las cremalleras, botones, velcros y cinturones. Permítele experimentar y antes de su segundo año de vida será capaz de quitarse y ponerse unos zapatos simples.
3      Apilar 6-9 piezas
Es un juego que les empieza a gustar desde recién cumplidos sus primeros 12 meses. Ten a su alcance un juego de cubitos cuadrados para apilar. Al principio tendrán más facilidad para colocarlos uno sobre otro si el de abajo es más ancho. Al año y medio ya domina la técnica si son todos iguales y pequeños (2 cms cuadrados). Seguro que le encanta derribar la torre esparciéndola en muchos cubos dispersos.  A los 18 meses pueden formar torres de 3 piezas, a los 24 meses de 6-8 piezas.  El interés por colocar los cubos en fila (construir un “tren”) ocurrirá a partir de los dos años.
4      A pescar
Consta de un recipiente cuadrado de madera en cuyo interior se colocan unos peces con un pequeño trozo de hierro en medio. Una especie de caña de pescar con un imán en el extremo de la cuerda.  La fauna marina incluye: una foca, un cangrejo, un delfín, una ballena, un pez (inespecífico), un tiburón y una estrella de mar…
Le muestras a tu hijo cómo se utiliza la caña de pescar, pero puede que al principio agarre preferentemente el extremo-imán para colocarlo directamente sobre el pez. Dale su tiempo y permítele entrenar esta difícil habilidad. En pocos días, agarrando el asa de la caña, pescará los animales moviendo la cuerda con precisión. Aprovecha para enseñarle el nombre de los animales y finalmente pescará el que nombréis (y no el que primero agarre el imán).
5      Enroscando y desenroscando
Un día te dirá con sus gestos que quiere colocar el tapón de la botella, tal como te ha visto a ti hacerlo día tras día. También puedes ofrecérselo tú cuando acabas utilizar una botella de agua/zumo “¿quieres colocar el tapón?”. Observa si sólo lo coloca o hace un gesto de enroscar. Es buen momento para explicarle lentamente cómo se hace. “¿Y ahora quieres abrirlo?”.
6      Desenvolviendo
Ofrécele un juguete suyo o cualquier objeto de la casa envuelto en papel (de regalo, o simplemente un folio) y dile que vais a abrirlo: tironeando, rasgando, arrugando…
7      Abrir tapaderas
Cualquier bote con tapadera que tengas en casa en bueno para estimular su psicomotricidad fina. Grandes y pequeños, de plástico o metal. Puedes colocar algo dentro y hacerlo sonar a la vez que le preguntas “¿qué hay dentro?”. Quizás hay un bote pequeño dentro del grande, que también hay que abrir para llegar al juguete.
Incluyo dentro de este apartado colocar/quitar el capuchón de los bolígrafos, les encanta.
8      Puzles
A esta edad se interesan por puzles de distintas figuras y separadas (por ejemplo, varios animales). Sería bueno que en el hueco que deja libre la pieza esté el mismo dibujo que sobre la pieza, para así facilitar la identificación del lugar correcto.
Al presentarle el juego por primera vez, debemos sacar sólo una pieza y dejar las demás en su sitio: una vez colocada correctamente, sacamos otra distinta, pero sólo una.  Cuando ya esta versión esté dominada se pueden sacar todas las piezas y que el niño vaya buscando su lugar, al principio probando todos los huecos y más tarde acertando sin vacilación. Una versión de este tipo de puzles es que no esté el dibujo formado en el hueco de la pieza, ya que esto requiere un nivel más alto de reconocimiento e identificación de la forma.
9      Piezas Lego
Durante este semestre, si tiene piezas lego (encajables) a su alcance y siempre que sean grandes, comenzará a intentar encajarlas. No será nada fácil, tendrá predilección por colocarlas una sobre las otras, pero éstas no se sostendrán.  Antes de su segundo año de vida podrá hacer  torres altas.

Entradas relacionadas:


 Montserrat Reyes

2 comentarios:

  1. Genial vuestro blog. Muchas gracias por compartir una información tan valiosa. Laura

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, muy útil y muy bien explicado. Gracias por la información!

    ResponderEliminar