8 de oct. de 2011

Juegos: psicomotricidad fina en bebés de 12-18 meses


Cerca de su primer cumpleaños los bebés dominan con destreza sacar y meter objetos de recipientes cada vez más pequeños (juego de continente-contenido). Seguro has sufrido su predilección por vaciar tus cajones y volver a llenarlos a su manera. Quizás ahora también se entretiene en jugar con tu bolsita de maquillaje. Entrenan la “relajación prensil”, es decir, soltar objetos en el lugar deseado en el momento preciso: y ahora podrán hacer torres. Al principio sólo serán torres de dos cubos y mejor si el de abajo es de mayor tamaño.  A lo largo de los meses observarás que con entrenamiento logra hacer una torre de 3 cubos de 1cm cuadrado (alrededor de los 18 meses). Y hay más habilidades manuales que podemos fomentar:

1.    Puzle de tres piezas: círculo, cuadrado, triángulo.
Entre los 12-15 meses se pueden introducir puzles simples. Si ofrecen los tres colores primarios, mucho mejor: rojo, amarillo, azul. Empecemos dándole sólo una pieza y dejando las otras dos colocadas. El círculo es el más fácil ya que encaja en cualquier postura. Más adelante podéis darle dos piezas y así practicará la diferencia entre ambas al intentar colocarlas. Vuestro hijo irá marcando la evolución de este juego.

2.    Insertar piezas tridimensionales.
Se trata del juego clásico que consiste en una caja con orificios de distintas formas (cuadrado, triángulo, círculo) sobre la tapadera. Empecemos por las que no tienen orificios en sus lados, sólo sobre la tapadera, y que éstos sean simples (dejar para más adelante las formas de estrellas, trapecios, pentágonos…). Como en el juego anterior, si hace falta tapamos los orificios erróneos y ofrezcámosle sólo el adecuado a la figura que tiene. Otra posibilidad es tomar piezas de otros juegos, quizás más pequeñas y que quepan en los tres orificios.

3.    Continente-contenido.
SI le ofrecemos un cuenco pequeño (de plástico) con objetos pequeños dentro (una castaña, una pelotita, una mandarina…) se entretendrá en sacar y meter. Si le das otro cuenco, ahora vacío, puedes mostrarle cómo pasar todos los objetos de uno a otro.

4.    Apilar 2 ó 3 piezas.
Quizás observes que intenta colocar su cochecito sobre la muñeca. ¡O un potito sobre el otro! Empieza su interés por apilar, es un paso más en su evolución cerebral. Y esto tendrá repercusiones observables en la evolución de su lenguaje y capacidad comunicativa. A los 18 meses puede hacer torres de 3 piezas y a los 24meses de 6-8 piezas.

5.    Faro.
Este juego consiste en una base de madera donde hay colocado un palo en posición vertical. Se acompaña de aros (donuts) que hay que insertar en el palo. Generalmente los aros son de distinto tamaño y color. No nos preocupemos si no lo insertan en el orden “normal” (abajo los más anchos y los demás colocados en forma decreciente), esto no ocurrirá hasta años más tarde.

6.    Peinarse.
Notarás que cuando lo peinas quiere coger el peine y hacerlo por él mismo. Permíteselo y dile que te peine a ti también, o a su muñeca.

7.    Llevarse tenedor a la boca.
Al principio puede que no tenga habilidad para pinchar la comida, esto puedes hacerlo tú y ofrecérselo: verás cómo le encanta ser exitoso en la tarea de llevárselo a la boca y morderlo. Te lo devolverá vacío para que le sigas ayudando.

8.    Pasar páginas.
Probablemente, desde antes de su primer cumpleaños haya mostrado interés por pasar las páginas del libro que le lees. Lo hará de tres en tres. Con la práctica irá puliendo su habilidad. Alrededor de los dos años podrá pasarlas de una en una.

9.    Macarrones en una botella.
Si le ofreces  macarrones (sin cocer) y una botella de plástico transparente, muéstrale lo divertido que puede ser meterlas. Es importante que la botella sea transparente, para que vea que los macarrones quedan dentro. Este juego trabaja de forma muy fina su agarre en pinza y su capacidad para soltar.

10.  Garabatos.
Si ves que le interesa cuando te ve a ti o a sus hermanos, permítele coger un lápiz de color y garabatear sobre un papel. Mejor si es un papel contínuo sobre la pared (primero aprendemos a pintar con el “brazo entero”).


Entradas relacionadas:


Montserrat Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada