3 jun. 2011

Juegos: el tacto en bebés menores de 6 meses

Cada vez hay más padres interesados en aprender a dar masajes a sus recién nacidos. Y es que la comunicación que se establece entre los padres y su hijo través del tacto, miradas y sonrisas tiene una poderosa influencia en el desarrollo del bebé.

El tacto es el primer canal de aprendizaje ya que sus receptores nos cubren por entero. El área del cerebro que percibe este sentido puede identificar calor/frío, presión, dolor y la posición corporal. Las zonas más sensibles son los labios, las manos y los órganos sexuales. 

El sentido del tacto es además esencial para el funcionamiento del equilibrio, la orientación y el movimiento, siendo muy importante para el desarrollo de la imagen corporal y poder localizar las distintas partes de su cuerpo en el espacio.

No podemos olvidar el efecto de seguridad y sensación de ser amados que el contacto corporal tiene. La ausencia de la percepción de ser amados y queridos por el hecho de existir puede provocar problemas en el desarrollo social, emocional y físico del infante.

Por la gran importancia que para el desarrollo sano del niño tiene la estimulación de su mapa táctil, proponemos una serie de juegos para comunicarnos con nuestro bebé a este nivel:

1. Acaricio tu carita. Con uno o dos dedos acaríciele las mejillas. O simplemente coloque sus palmas sobre ellas ejerciendo una suave presión. Le hará sentirse protegido y seguro.

2. Meciéndolo. Balancear o mecer delicadamente a tu bebé recien nacido es siempre placentero (para ambos). Estimula su sistema vestibular (sistema del equilibrio) que le permite percibir su posición corporal.

3. Baño. El momento de bañarlo proporciona un magnífica oportunidad para tocar y estimular todas las partes de su cuerpo. Y el contacto con el agua le ofrece otra sensación distinta a ser masajeado con aceites o cremas.

4. Cepillo tu cuerpo. Con un cepillo de cerdas suaves, o una pluma, podemos recorrer todo su cuerpo desnudo e ir nombrándole cada parte. O simplemente decirle lo suave que es su piel y lo perfecto que es.

5. Dibujo sobre su piel. Tumbado boca abajo o boca arriba, podemos hacer como que dibujamos sobre su pecho o espalda.  Con nuestros dedos o con otros objetos de distintas texturas (son válidos siempre que no le hagan daño o le raspen). Cuéntale lo que dibujas.

6. Peditos en la barriga. Es un juego muy popular entre padres y bebés. Esa sensación de cosquilleo que el niño siente allí donde el adulto hace peditos con su boca, provoca la sonrisa y risas de ambos.

7. Masaje en los dedos. Agarrando cada uno de sus dedos (de los pies o las manos) y  haciendo un suave masaje podemos cantarle una canción: "éste fue a por huevos, este los frió..."

8.  Piano. Tendido sobre su barriga, podemos tocar un piano ficticio sobre su espalda a la vez que le cantamos un canción. 

9. Contacto piel con piel. Tanto si le das el pecho como el biberón, tanto si es verano como invierno, puedes desnudar tu torso y colocar sobre él su cuerpo desnudo (sólo con pañal). Si es invierno puedes rodear su espalda y la tuya con una manta o jersey ancho.

10. Masaje corporal. Hoy en día no es difícil encontrar profesionales que nos enseñen a dar masajes a nuestro bebé. Lo aprenderemos a hacer parte por parte: brazos, piernas, pecho y abdomen, espalda y cabeza. Con ellos favorecemos la comunicación y el vínculo con nuestro hijo, proporcionándole una magnífica herramienta para un sano desarrollo global, además de un método para aliviar síntomas molestos tales como cólico o estreñimiento. Los profesionales formados en AEMI gozan de un gran prestigio por la calidad de su método para enseñar a los padres.

Otras entradas relacionadas:
Taller de Juegos para padres y bebés menores de 6 meses
Juegos: la visión en bebés menores de 6 meses
Juegos: la comunicación en bebés menores de 6 meses
Juegos: la audición en bebés menores de 6 meses
Juegos: psicomotricidad fina en bebés menores de 6 meses

Montserrat Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario