10 ago. 2012

La importancia de la intuición materna (D.W. Winnicott)




El pediatra D.W. Winnicott introdujo el concepto de "madre suficientemente buena". Según él, las mamás no necesitamos instrucciones sobre cómo criar a nuestros hijos, sino conocimientos para ahuyentar el temor y aumentar nuestra seguridad en nosotras mismas, para confiar en nuestra intuición.  A él no le gustaba dar charlas a las madres, sino más bien a los pediatras y enfermeras pediátricas con el fin deinculcarles la importancia de "no intervenir" en la relación madre-hijo. Según él, demasiadas reglas hacían que la madre se focalizara sólo en los resultados (si come tanta cantidad y tal alimento a tal edad, por ejemplo) y no en conocer y entender a su bebé, en leer sus señales, esas que sólo una madre conoce, fruto del amor que ella le profesa. La naturaleza favorece un vínculo materono-filial a través del amor que surge de ella, espontáneamente o a través del contacto diario.  Me gusta una frase que él dijo una vez " el bebé no desea recibir la alimentacion adecuada en el momento adecuado, sino recibir el alimento de alguien que goza alimentándolo". El placer de la madre estará presente siempre que no haya temor o inseguridad. Estos desaparecen si la madre se deja llevar por su amor, por su intuición materna. 

Winnicott decía que el bebé no depende de la madre para su crecimiento, éste ya viene con una carga genética que lo impulsa al desarrollo imparable.  A los padres nos toca proporcionarle un medio adecuado tanto físico como emocinal: vínculo con su madre, ser respetado en su ritmo, actividad libre, ser alimentado y aseado, estímulos sensoriales, motrices y sociales adecuados a su dearrollo. E.Pikler también enumera las bases sobre las que un bebe es capaz de desarrollar todo su potencial: relación afectiva y estable con una persona de referencia, actividad autónoma, salud y bienestar físico, ser respetado en su ritmo, un entono con estímulos adecuados a su nivel de desarrollo. 

¿Cómo ve una madre suficientemente buena a su bebé? Lo ve con un ser integral, dotado de todas las potenciallidades y pone cuidado en protegerlo del riesgo de sufir interrupciones en la continuidad de su desarrollo biopsicológico. Este cuidador busca transcender las limitaciones personales, sus estados de ánicmo y su propia reactividad en beneficio de los pequeños (citado por E. Reichert). Winnicott no habla, sin embargo, de una madre sufrida, que utiliza a sus hijos para evadir sus propio crecimiento personal. Tampoco es un progenitor víctima que esconde su miedo a los cambios tras las necesidades de su hijo, justificando con ellos su estancamiento.


Entradas relacionadas:

Montserrat Reyes

4 comentarios:

  1. Interesante articulo, lo cierto es que Winnicott me resulta contradictorio, por un lado dice esto y por otro habla de frustración

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que diferencia entre frustración "para que aprenda", por ejemplo, cuando se teoriza en dejar llorar a un recién nacido para que aprenda que no se le tomará en brazos cada vez que él quiera. Y por otro es la frustración que permite avanzar y crecer: un bebé que protesta porque quiere alcanzar algo y le resulta difícil gatear; si el padre le alienta y apoya en su dificultosa tarea de gatear en vez darle directamente aquel juguete que pide, favorece su autodesarrollo. En este caso, no permitirle la frustración (de forma mantenida) de intentar hacer algo que le cuesta mucho trabajo, hace niños poco creyentes en sus capacidades e inmóviles.
    En el caso de los bebés, dejarlo llorar cuando necesita alimento, consuelo, contacto... no le lleva a ningún aprendizaje ni avance en su desarrollo, sólo, como dice Winnicot, a aprender que la vida es un lugar inseguro en el que no puedes confiar porque no te ayuda cuando lo necesitas.

    Montserrat Reyes

    ResponderEliminar
  3. Oye monserrat qué bien te explicas! Estoy a punto de ser madre (mañana salgo de cuentas. Me recomiendas alguna lectura u algun libro? Algo de Winnicot estaria bien? Parece muy interesante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias por tu comentario.
      Supongo que ya tendrás a tu hijo en tus brazos ya que este mensaje es de hace un mes.
      Por supuesto que te aconsejo Winnicott, explica de una manera muy clara la importancia del vínculo entre madre y bebé en los primeros meses. Habla de la comunicación que hay entre ambos y de cómo la madre va respondiendo a sus demandas si se conecta con su intuición. A veces, muchas de las veces sin querer, la familia y los profesionales intervienen en esta unión y hacen que la madre dude.
      Si más adelante te interesa saber sobre el desarrollo global del bebé, sus movimientos y sentidos, lee nuestras entradas... o si prefieres libros, los de Pikler, que también son muy respetuosos con el ritmo de crecimiento y aprendizaje del niño.
      Un abrazo
      Montse Reyes

      Eliminar