10 mar. 2011

Nuestra charla pedagógica en Imaginarium


Mi compañera Lidia y yo estuvimos ayer en Málaga Plaza dando una charla sobre el juego entre padres e hijos. La tienda de juguetes infantiles Imaginarium nos pidió esta colaboración. El día fue lluvioso y desapacible, aún así no pocas familias decidieron acercarse y compartir este rato de charla e intercambio de experiencias y opiniones con nosotras.

Si bien hablamos de varios juguetes que consideramos buenos para favorecer la evolución física y cognitiva del niño (y que utilizamos en nuestros grupos de juegos), dimos especial importancia a una idea que es base de nuestra filosofía profesional: el juguete es un medio para fomentar la comunicación y el vínculo entre padres e hijos, además de apoyar el desarrollo del niño. Los artículos didácticos de los que hablamos no están pensados para colocarlos delante del niño y que él juegue sólo (a menos que ocurra a veces porque necesitamos un tiempo para cualquier tarea), apoyamos la idea de que ambos jueguen juntos, disfruten, aprendan y se conozcan más. El juego es el trabajo del niño, a través de él aprenden cómo funciona su cuerpo, los demás y el mundo.

Sabemos que los niños menores de tres años evolucionan de una manera alarmante y que sus orgullosos y asombrados padres muchas veces no dan crédito a la rapidez con que adquieren nuevas habilidades. Es normal que no sepamos qué es adecuado para cada etapa, pero nuestro hijo se encargará de decírnoslo con su comportamiento y preferencias. Esta es otra  premisa con la que trabajamos: si observamos a nuestro hijo con atención él nos va diciendo qué es lo que más le interesa en cada momento. Es entonces cuando podemos comprarle ese juguete que es adecuado para su nueva habilidad. O quizás sacar ese juguete que hace unos meses no le interesaba en absoluto.

Y un tercer concepto con el que trabajamos es que para los bebés su casa está llena de "juguetes". Cualquier cajón para abrir y cerrar o meter y sacar objetos. Las latas de conserva que se pueden apilar. La caja de cerillas con un pequeño papel dentro que favorece la motricidad fina .Un envase lleno de arroz y bien tapado les fascina tanto como un sonajero. La fregona y escoba que utilizan para imitarnos. El sillón que sube y baja como en el parque el barrio. Los botones del mando a distancia y los interruptores de la luz les permite experimentar la relación causa-efecto. Esconderse tras la cortina le enseña el concepto de permanencia del objeto...

Para ver la publicación sobre esta charla en Málaga Hoy

Montserrat Reyes

2 comentarios:

  1. Gracias por la charla, estuvo muy bien y fue un gran resumen en muy poco tiempo de la evolución en el juego del bebé de 0 a 3 años. Me compré el libro y el circuito zig zag. ¡Qué pena que no hagáis un taller en turno de tarde! Os mano tres fotos que saqué con el móvil aunque no están del todo bien pero en pequeñito quedan bien. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nuria, me alegro de que te gustara. Es cierto que fue mucha información para un rango de edad en el que hay tantísimos y sorprendentes cambios. Lo que organizar grupos por la tarde, estamos trabajando en encontrar un lugar para darlos. Ya os informaremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar