5 mar. 2013

El niño bien equilibrado (Sally Goddard)

Sally Goddard Blythe es la autora de varios libros sobre el desarrollo del niño, incluyendo "El Niño bien equilibrado", "Lo que los bebés y los niños realmente necesitan" y "Atención, equilibrio y coordinación - la A, B, C, de éxito en el aprendizaje." También es consultora de neuro-desarrollo en la educación y directora del Instituto pionero Neuro-Psicología Fisiológica en Chester, Inglaterra (INPP). Su trabajo ha demostrado una conexión entre los reflejos primitivos retenidos des de que nacemos con retrasos en el desarrollo neurológico que afectan a la lectura, la escritura, audición, y la atención entre otras cuestiones.

Entrevista a Sally Goddard

Tracy Stevens: Lo que me encantó sobre el título de su libro, "El Niño Bien equilibrado" es que había más de un sentido: no sólo el equilibrio en una interpretación literal, físico, pero el equilibrio en el sentido de la armonía de todo el niño. En todos los sentidos de la palabra, se trata de un aspecto que falta mucho por desarrollar en la vida de los niños de hoy. ¿Cómo ayudar a un niño a encontrar este equilibrio?

Sally Goddard: El equilibrio es mucho más que la capacidad de soporte de las piernas o caminar por encima de una cuerda. Es el primero de los sistemas sensoriales y para madurar en un actor fundamental en la forma en que el cerebro interpreta la información de los otros sentidos. Cómo un niño ve, oye y siente el mundo que le rodea está íntimamente relacionado con el funcionamiento de equilibrio. Esto se debe a que el equilibrio es el único de los sistemas sensoriales que no tienen una especial sensación por su propia cuenta. Sólo se es consciente de equilibrio cuando nos enfrentamos con un desafío especial, o cuando algo sale mal, mareos, vértigo, desorientación, alteraciones visuales y zumbidos en los oídos son todos ejemplos de los síntomas de equilibrio perturbado. En otras palabras, los sentimientos asociados con el equilibrio se ocultan de la vista y "hablan" a través de los demás sentidos.


El equilibrio proporciona la plataforma para el desarrollo de la coordinación, los movimientos oculares estables y la percepción visual - o cómo un niño se "ve" el mundo. Estas habilidades son cruciales para todos los aspectos del aprendizaje, de ser capaz de controlar el cuerpo en los deportes a ser capaz de quedarse quieto, el seguimiento de un objeto en movimiento a alta velocidad, tales como la captura de una pelota, o más lentamente para controlar los movimientos oculares necesarios para seguir la lectura a lo largo de una línea de impresión. "Sin el equilibrio no podría ponerse de pie, caminar o correr. No podríamos ver imágenes de gran nitidez en los detalles a medida que avanzamos, o navegar sin visualizar al terreno, o incluso pensar con claridad "1

Tanto la seguridad física y seguridad emocional comienzan con un niño a sabiendas de su posición en el espacio. Ray Barsch escribió sobre esto en la década de 1960 cuando describió al niño como un "terranaut" o, explorador de espacio en tierra firme. Dijo que una de las primeras habilidades que un niño pequeño debe dominar es el control del equilibrio y la postura erguida, se establece un sentido de "estabilidad interna". Cuando el ambiente interno es seguro, entonces los sentidos de la visión, el oído y el tacto son libres para procesar la información del entorno externo. Si el balance es inseguro, diferentes partes del cerebro seguirán estando demasiado implicadas simplemente tratando de controlar el equilibrio, con lo cual el desarrollo del "pensar" no se podrá desarrollar de forma consistente.


Parece que nos centramos casi exclusivamente en las aptitudes cognitivas y académicas de nuestros niños, pero el hacerlo nos causa problemas en esa misma área y en otras. ¿Cómo se puede mejorar el equilibrio cognitivo y logros académicos?


Los niños aprenden con sus cuerpos antes de que aprendan con sus mentes. En mi opinión, una mente sana es el producto del cerebro y el cuerpo trabajan juntos en perfecta armonía. Cerebro y cuerpo aprenden a trabajar juntos a través de la experiencia física. El movimiento es el principal medio a través del cual se lleva a cabo este proceso.


El movimiento es el primer idioma de un niño. Los niños se expresan a través de una combinación de movimiento, gesto y la alteración de postura mucho antes de aprender a hablar. Todo el mundo sabe que los niños saltan de alegría espontánea, se agachan cuando tienen miedo o se extienden hacia adelante cuando esperan alguna cosa. Estos gestos, que cada vez más elocuentes, con el tiempo y la práctica, constituyen la base de la comunicación no verbal, que se calcula de la cual dependerá hasta un 90% de la comunicación eficaz en el futuro. También ayuda al desarrollo de los caminos que participan en el control del sistema visual (de lectura), coordinación ojo-mano (escribir) y de control postural ( poder parar quieto) y mantener la atención .

A los niños parece que les gusta hacer muchos ejercicios que promueven el equilibrio. No sólo les da tiempo para moverse, pero se trata de historias y objetivos, al igual que el Escarabajo Bertie nadando de espaldas o de la Estatua Permanente. Ellos no parecen darse cuenta de las aptitudes cognitivas y físicas que están recibiendo los beneficios de hacerlo. ¿Cómo se les presenta a los estudiantes la terapia centrada en el equilibrio? 

Un imaginativo maestro en una escuela en el norte de Inglaterra, describió el programa como "aprender a moverse y moviéndonos para aprender" y explicó que el movimiento contribuye al entrenamiento del cerebro. En un breve DVD producido por la Youth Sports Trust en Gran Bretaña, los niños describen cómo "el movimiento me ha ayudado con mi música, al permitir usar todos mis dedos de forma correcta en mi saxofon", "el movimiento me ha ayudado con la escritura, ya que mis dedos no se cansan tan rápidamente y puedo escribir sin parar durante más tiempo ". Con estudiantes de más edad (adolescentes) se les dice que les hará parecer más altos, mejorará en el deporte y les ayudará en los exámenes.

¿Qué tipo de niños se benefician más de este tipo de terapia?

Los datos recogidos en investigación indican que los niños que más se benefician son los que muestran evidencia de que más de un reflejo primitivo todavía se encuentra activo y que también presentan bajo rendimiento en la escuela.

¿Puede explicar qué quiere decir con reflejos primitivos que aún están activos?


El cerebro infantil se desarrolla de forma asombrosa durante el primer año de vida, de forma que los centros de conexiones en el cerebro se vuelven más fuertes y cada vez más se hacen cargo de las funciones de los reflejos primitivos. Cuando esto ocurre, los primeros modelos de supervivencia se inhiben o son controlados para permitir una mayor madurez de los patrones de respuesta a desarrollar en su lugar. Algunos niños no ganan este control plenamente en el primer año de vida y siguen creciendo con rastros de reflejos primitivos, que interfieren en su desarrollo. Estos niños siguen experimentando dificultades con el control del movimiento que afectan a la coordinación, el equilibrio, la motricidad fina, el desarrollo motor y los aprendizajes como la lectura, la escritura y la educación física. La retención de reflejos primitivos también puede afectar a un niño en las percepciones sensoriales, causantes de hipersensibilidad en algunas áreas e hiposensibilidad en otras.

Para leer el texto completo pincha en las fuentes: blog cuandonotodossontdha 
y blog psicopedagogías.

Entradas relacionadas: 
Placer sensoriomotor y aprendizaje
El placer de moverse   
La importancia del suelo en el desarrollo global del bebé 
El crecimiento es movimiento
El juego, el vínculo, la sinapsis neuronal


Montserrat Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario